Stroessner, el último tiranosaurio

“Veritas liberabit vos” (John 8:32) – “La verdad os hará libres” (Juan 8:32)

In memoriam a todas las víctimas de la dictadura criminal stronista. 

regular_humberto-jpg
Humberto Rubín celebrando la caída del dictador paraguayo.

Este 2 y 3 de febrero se conmemora el 28º aniversario de la caída del dictador paraguayo Alfredo Stroessner, luego de un golpe de Estado que se gestó desde las Fuerzas Armadas, a cargo de su propio consuegro y general de ejército, Andrés Rodríguez; Boicoteado, además, por el mismísimo gobierno de los Estados Unidos.

Contrario a la mayoría de las predicciones, la represión de 35 años del general Alfredo Stroessner como dictador de Paraguay terminó abruptamente en un violento golpe de Estado (suceso que dejo centenares de muertos). La gente se había acostumbrado tanto al gobernante taciturno y represivo que generalmente suponían que escaparía al destino de sus compañeros déspotas (y asesinos) en el hemisferio occidental -Anastasio Somoza en Nicaragua, Rafael Trujillo en República Dominicana y Augusto Pinochet en Chile- y lograría morir en el poder sin colgar las botas.

stroessner
Stroessner nunca soñó con una transición democrática

En contraste con sus compañeros dictadores, Stroessner no cayó ante la fuerza inexorable de la revolución social como lo hizo Somoza; Ni murió a manos de miembros descontentos de su propio aparato de seguridad como lo fue el destino de Trujillo. Y a diferencia de Pinochet, Stroessner nunca soñó con participar en una transición a la democracia. El general Stroessner, artillero alto y ronco, orgulloso de su militaridad, asumió el poder en Paraguay en 1954. Tan pronto cómo pudo, se tomó una primera vida: la de Roberto Le Petit, un jefe de policía que también servía como ministro de Reforma agraria y que se encargaba de redistribuir la tierra a los pobres. Pronto, el general Stroessner ganó la ayuda estadounidense para establecer su policía secreta anti-comunista y la espera que su dictadura ceda a la democracia se desvaneció ante una serie de elecciones en las que enfrentó o no alguna oposición y que generalmente se consideraban fraudulentas. Hoy, Paraguay sigue siendo el país con la distribución más desigual de tierra y riqueza en el planeta, seguido por Brasil.

 

sin-titulo2
Paraguay es uno de los países con la distribución más desigual y corrupta del planeta. Fuente: “Agriculture and Food in Crisis: Conflict, Resistance and Renewal”, Fred Magdoff y Brian Tokar, 2010.

 

Durante la dictadura de Stroessner (1954-1989) asesinaron a más de 400 personas, detuvieron y exiliaron a decenas de miles de almas, según el informe final de la Comisión de Verdad y la Justicia (CVJ), divulgado en 2008. Disponible en este link.

Bajo el general Stroessner, las fuerzas de seguridad paraguayas se volvieron tan eficientes para intimidar a posibles figuras de la oposición que eventualmente temían al arresto, la tortura, el exilio y el asesinato, convirtiéndose en una de sus principales palancas para mantenerse en el poder. El país se convirtió en un refugio para los nazis, a quienes Stroessner admiraba, con nuevos pasaportes y visas fraudulentas. Entre los que se refugió fue Josef Mengele, el “Ángel de la Muerte” que seleccionó a las víctimas de las cámaras de gas en Auschwitz y llevó a cabo los experimentos médicos más atroces en seres humanos, Stroessner no sólo le cedió asilo sino también le brindó cédula paraguaya. Así también, el general Stroessner dió asilo y protección a monstruos cómo Eduard Roschmann, el famoso “Carnicero de Riga”, quién había comandado fuerzas nazis en Letonia ordenando la ejecución de unos 30.000 judíos. También dio asilo al nazi Martin Bormann. Además, cientos de presos políticos y sus familias fueron  encarcelados en campos de concentración como Emboscada, a unos 20 kilómetros de Asunción, en los años setenta.

titulares-sobre-el-criminal-nazi-que-estuvo-en-paraguay-_433_464_1038192
Stroessner dió asilo y protección a monstruos cómo Eduard Roschmann
actamengele-600x454
Figura. El 24 de octubre de 1959, según describe el MEVES, museo virtual sobre el stronismo, la Policía le expidió la cédula de identidad Nº 293.348, y el día 30 del mismo mes, un certificado de “Buena Conducta y Residencia”. El 27 de noviembre la Corte Suprema de Justicia lo declaró ciudadano paraguayo naturalizado, pero según el Acta 159, Mengele juró fidelidad a la nación paraguaya el 9 de diciembre de 1959. Lo hizo junto a Cecilia Enciso,  (presuntamente su pareja) y ante un testigo de  gran relevancia como el  “Vicepresidente Don Hernán Sosa”, según puede leerse en el documento.“El documento es auténtico, fue fotografiado en el Palacio de Justicia. No sé si todavía sigue ahí, sospecho que gente interesada pudo hacerlo desaparecer”, señala al respecto el investigador y divulgador Vicente Brunetti, quien destaca la estrecha relación de Mengele, con el régimen stronista.

Tal cómo lo describe el prestigioso medio The Guardian:

“Stroessner estaba decidido a acabar con cualquier tendencia desafortunada hacia la democracia en el partido o la sociedad en general. En dos años había forzado al exilio a su principal rival, el reformista Epifanio Méndez Fleitas, y comenzó a reestructurar el partido siguiendo líneas autoritarias. Paraguay se convirtió en un estado policial en el que toda la oposición al gobierno del general fue brutalmente reprimida. Aunque el comunismo fue el menor de sus problemas, Stroessner se adentró en la retórica de la guerra fría predominante al etiquetar a sus opositores comunistas y buscar aliados entre los regímenes de derecha más desagradables del mundo.”

Las otras claves de la longevidad del general Stroessner como presidente fueron su alianza con el Partido Colorado, que ha llevado la batuta del Paraguay sin interrupciones durante más de un siglo, su dominio de los militares y su habilidad para explotar las debilidades de otros. El general Stroessner usó este cuerpo de derecha que se hizo cada vez más fuerte a medida que sus políticos moderados fueron expulsados o asesinados. La afiliación al partido era obligatoria para todos los maestros, médicos, ingenieros, oficiales o aquellos que esperaban el servicio del gobierno. En una población de 3.8 millones de habitantes, casi un millón pertenecían a ella, sus cuotas de partido se acoplaban a sus salarios. En cada final de período, en una demostración conspicua de la falsa democracia, el general Stroessner se presentaba como candidato y era elegido, a veces -como sus partidarios bromeaban- con más del 100% de los votos. Ganó ocho elecciones consecutivas.

la-tortura-sembraba-miedo-en-la-poblacion-durante-la-dictadura-de-alfredo-stroessner-_595_347_92205
El régimen de Stroessner se caracterizó por ser autoritario y represivo.

Stroessner aseguró la lealtad de sus aliados mediante una división juiciosa de los botines, en particular el lucrativo comercio de contrabando, la espina dorsal de la otra economía agrícola. Durante su gobierno, Paraguay se convirtió en el centro del contrabando en América Latina, ocupándose de todo, desde la cocaína hasta los autos de lujo.

museo-virtual-meves-ejecuciones-extrajudiciales-ddhh
La dictadura de Alfredo Stroessner dejó como resultado decenas de ejecuciones extrajudiciales. Una ejecución extrajudicial o extralegal es, según el derecho internacional humanitario, un caso de violación a los derechos humanos que consiste en el homicidio de manera deliberada de una persona por parte de un servidor público que se apoya en la potestad de un Estado para justificar el crimen. Fuente: MEVES

El Presidente Stroessner nunca fue uno para el eufemismo. Su nombre, escrito en neón, destellaba todas las noches sobre el paisaje urbano de Asunción durante su dictadura, y su rostro era enyesado diariamente en los periódicos y en la televisión. Era conocido por presentarse con su uniforme militar en polvo azul todos los jueves en el cuartel general de las fuerzas armadas, dirigiendo su autoridad como comandante en jefe. Desde que amanecía hasta que se ponía el sol para dar lugar a las sombras, Stroessner era anunciado en la televisión, dando apertura y clausura a la programación diaria. Su retrato de ojos azules, de uniforme blanco con trenza de oro y múltiples medallas, se miraba desde las paredes tanto en oficinas como en casas particulares; Pero era fornido y aburrido, el hijo típico de un cervecero alemán inmigrante, y prefería los deberes de escritorio a los discursos y los desfiles.

roberto-paredes-alfredo-stroessner-paz-y-progreso-portalguarani
Represión y más represión.

Un ex embajador de Estados Unidos en Asunción, Robert E. White, recordó al general Stroessner como un oscuro genio que se aprovechaba de los errores de otros.

La caída del hombre que creyó ser Dios.

Durante la década de los ochenta, países cómo Brasil, Argentina y Uruguay regresaron a la democracia y el pueblo  paraguayo aprovechó ese espectro político para salir a pedir una transición democrática. Tales manifestaciones fueron lideradas por el PLRA, el Partido Febrerista y los sindicatos, pero fueron reprimidas violentamente, a pesar de ser pacíficas. Luego, Stroessner fue abandonado por sus antiguos aliados, como Estados Unidos, y la economía se estancó. En las elecciones fraudulentas de 1988 obtuvo el casi el 90% de los votos. Ese mismo año recibió en Paraguay al papa Juan Pablo II, quién sin pelos en la lengua, criticó fuertemente la administración del tirano, lo que también motivo a numerosos rebeldes a reclamar la caída del dictador.

Su propio partido, los militares y en especial la Iglesia Católica, empezaron a demostrar su malestar hacia el régimen. El golpe de estado se estaba encaminando y el dictador que parecía fuerte, robusto y seguro de sí mismo, se veía ante un callejón sin salida que el se había montado a pulso propio. La Iglesia Católica se resintió, especialmente cuando el general ignoró los llamados a la reforma agraria de los pobres indígenas. Los estadounidenses, hartos de su caradurez y sus abusos de los derechos humanos (vaya hipocresía), comenzaron a separarse con él a finales de los años setenta.

Finalmente, en la madrugada del viernes 3 de febrero de 1989, su consuegro y hasta entonces mano derecha, el general Andrés Rodríguez Pedotti, con el respaldo de Estados Unidos, la misma Iglesia, el Partido Colorado (los tradicionalistas) y las Fuerzas Armadas encabezó un golpe de Estado. Los hechos que concatenaron para el desenlace de la operación militar llevada a cabo en el verano de 1989, fue producto de los mismos organismos que en su momento sostuvieron al gobierno  autoritario, tanto el Partido Colorado que era su partido de gobierno y como las Fuerzas Armadas.

Sucedió tal cómo relata el medio ABC Digital:

Las acciones bélicas se iniciaron alrededor de las 21:45 del jueves 2 de febrero, con el levantamiento del 1º Cuerpo de División, al mando del Gral. Andrés Rodríguez, quienes procedieron a atacar el Regimiento Escolta Presidencial y el Departamento Central de la Policía. El número de muertes es aún indeterminado, pero los enfrentamientos cesaron durante la madrugada, ante una ciudadanía que se había refugiado en sus casas, en muchos casos sin entender lo que sucedía.

En un discurso difundido a través de Radio Nacional a las 7:30 del 3, el líder de la revolución, comandante del 1º Cuerpo del Ejército, Gral. Andrés Rodríguez, anunció la caída del dictador y su prisión. “El general Stroessner se ha rendido, encontrándose en perfecto estado de salud, privado de su libertad, gozando de todos los derechos humanos, en una residencia del 1º Cuerpo del Ejército”, fueron las palabras de Rodríguez.

Alrededor de las 22:55 del jueves 2 de febrero se dejó escuchar el primer disparo, que resonó contra el blindado de uno de los cerca de 20 tanques que se disponían a atacar los objetivos. Luego, los tiroteos se trasladaron al centro de la ciudad, en momentos que era atacado por las fuerzas levantadas el Cuartel General de la Policía. Las batallas entre las fuerzas leales al Gral. Stroessner y los sublevados dirigidos por Andrés Rodríguez se libraron en las plazas del microcentro, donde poco a poco iban cayendo hombres de ambos bandos. Aviones de la escuadrilla “Xavante” sobrevolaron la zona de combate del Regimiento Escolta, pero aparentemente no realizaron disparos. Con alrededor de 10 tanques y agentes con armas de grueso calibre, las Fuerzas de la División de Caballería continuaban bombardeando durante esta madrugada el Regimiento Escolta Presidencial, que permanecía a oscuras desde la medianoche. El regimiento ofreció tenaz resistencia, respondiendo el ataque con toda la artillería que poseía.

En ese momento, el general Andrés Rodríguez era uno de los militares más influyentes del Paraguay, y en el cual el dictador tenía su mayor confianza al tal punto que en pleno golpe de estado se rehusaba a creer que Rodríguez estaba encabezando la rebelión. Además de ser su consuegro, pues existía un lazo familiar por el matrimonio de su hija Marta con Alfredo Stroessner Mora, hijo del presidente Stroessner.

En ocho horas, a un costo de unas docenas de vidas, Rodríguez volcó la dictadura y se convirtió en un héroe improbable, ya que lo que comenzó simplemente como una disputa intra-élite sobre la sucesión se convirtió en el primer paso en un progreso algo vacilante hacia democracia. Parecía que el Paraguay había escapado del stronismo y la añorada transición democrática se volvió una realidad.

Stroessner y su familia pudieron salir para el exilio en Brasilia, donde el ex-dictador vivió sus días en un aislamiento casi total, antes de una neumonía después de una operación de hernia en el Hospital Santa Luzia, Brasilia, lo terminó.

Abandonado por sus amigos y separado de su esposa, Eligia Mora, durante años había visto a su familia desmoronarse. En 1994, su hijo mayor, Gustavo, fue divorciado por su esposa, quien alegó abuso físico. Un año antes, Freddy se había suicidado a los 47 años por una sobredosis de barbitúricos. La hija de Stroessner, Graciela, era viuda y se volvió a casar, mientras que sus dos nueras se involucraron en las batallas judiciales sobre la propiedad familiar.

No dio entrevistas a la prensa, se convirtió en un fantasma. Tuvo una sola conversación, con Isabel Hilton de Granta cuando acababa de comenzar su exilio en Brasilia en 1989. En esto se enorgullecía descaradamente de traer paz a Paraguay. Según su propio criterio, el había evitado “movimientos políticos negativos”, imponiendo estabilidad y orden. Le dijo a la Sra. Hilton que no había torturado a nadie. Pero toneladas de archivos de la policía secreta aparecieron tres años más tarde, apilados del piso al techo de una comisaría en el suburbio de Asunción, para quitarle la máscara al tirano. El Sr. Almada descubrió un trove de documentos del gobierno que llegó a ser conocido como los Archivos del Terror, que detalló los arrestos políticos de miles de paraguayos, y dio a conocer el funcionamiento de la nefasta Operación Cóndor orquestada por los Estados Unidos.

Formalmente, el general Stroessner era un fugitivo de la justicia, un criminal y un déspota solicitado por los tribunales  paraguayos para ser juzgado por cargos de homicidio y violación a los Derechos Humanos. Sin embargo, a pesar de un tratado de extradición  entre Brasil y Paraguay, nunca hubo movimientos serios para llevar al general a la justicia en su país de origen, donde sus miembros del gabinete y sus asociados permanecieron como administradores del gobierno. Bajo los términos de su asilo en Brasil, al general Stroessner se le prohibió la participación en la  política, y él indefectiblemente se aferró a su parte del trato. Él y su hijo, Gustavo Adolfo, dividieron su tiempo entre una casa cerrada por el Lago del Sur en Brasília, la capital, y un rancho fuera de Belo Horizonte.

Stroessner finalmente murió de neumonía sin recibir un sólo cargo por parte de la justicia. Murió impune.

En la mente del tirano.

Stroessner fue, en realidad, una persona obsesionada con el reconocimiento, llena de ansiedad y con un profundo miedo a ser humillado. Recomiendo revisar la investigación del Dr. Del Paulhus sobre las personalidades oscuras. Él es profesor titular de Psicología Social en Vancouver. Su investigación se centró en la famosa ‘Tetráda Oscura’: narcisismo, psicopatía, sadismo y maquiavelismo. Estas cuatro personalidades más oscuras (subclínicas) a menudo subyacían en la psicología de los dictadores, pasados y presentes.

Los maquiavelistas son maestros manipuladores. Los narcisistas son obsesionados por sí mismos. Los sádicos disfrutan infligiendo dolor, físico o psicológico, a otros. Los psicópatas harán cualquiera de los anteriores para obtener lo que quieren. No sienten empatía o remordimiento.

Todo esto tenía que ver con Stroessner. En cada una de estas analogías, los hombres que trataban de gobernar con un puño de hierro parecían comportarse también de una manera impulsada por un temor oculto, extremo ya veces irracional de que el destino les pudiera suceder. Los líderes dictatoriales como él representan el potencial extremo de la capacidad humana para el mal, y sin embargo, a pesar de su aparente omnipotencia dentro de sus esferas individuales de poder y su pseudo-hombría para enfrentar las adversidades, estos individuos también tienden a sufrir de ansiedad excesiva, principalmente con respecto a temores paranoicos de levantamiento ciudadano. Eso explicaría toda la conducta psicológica del dictador.

En realidad la dictadura continúa.

Los que vivieron en carne aquel día de su caída, recordarán cuando se emitió la proclama del Gral. Rodríguez en la cual se señalaba que el levantamiento militar tenía como objetivo la democratización del país, la dignificación de las Fuerzas Armadas, la defensa de los Derechos Humanos y de la religión cristiana. Parecía que la dictadura había terminado, pero no fue así. El 3 de febrero de 1989 cayó Stroessner, pero no la dictadura, ni su mentalidad, ni mucho menos su nefasto, corrupto y recalcitrante legado. Incluso el engranaje dictatorial represivo quedó en pie a tal punto que la gente de la Policía de Investigación y los torturadores quedaron en sus puestos luego de la caída, muchos de ellos fallecieron impunes al igual que su líder. Este viernes se cumplen 28 años del fin de la dictadura en Paraguay. Fueron décadas de oscurantismo bajo un régimen terrible. Sin embargo, según el portal El Mundo, apenas un 7,2% de los ciudadanos paraguayos entiende que durante los años de gobiernos militares se violaron los Derechos Humanos. “Mucha gente no asimila hoy el concepto de dictadura como un régimen político perverso, que atenta contra las leyes y los derechos de la ciudadanía. La ambigüedad del término se refleja en la encuesta”, dicen los realizadores.

La ignorancia, producto de las ondas destructivas de la dictadura, se luce en la población paraguaya actual. El Paraguay esta sumergido en la corrupción, el nepotismo y la desigualdad. Este no sólo es uno de los países más corruptos de Latinoamérica, sino también es uno de los países con mayores índices de pobreza extrema, uno de los países con menor inversión en programas educativos en Ámerica Latina; De hecho, el país con menor inversión en educación según el Foro Económico Mundial, uno de los países con mayor índice de delincuencia y crimen organizado (financiado y sostenido por el mismo Gobierno del país), país manejado por la narcopolítica y la farandulería barata. Todo esto, señores, es el legado stronista. No crea en las falsas obras del tiranosaurio de Stroessner, Enrique Cosp, un excelente redactor e investigador, desmiente y demuele todas las supuestas obras del legado stronista en su artículo “Qué celebran los stronistas; Recomiendo la lectura de dicho artículo, desmontar aquí las obras de Stroessner sería redundante, leálo, está genial.

Es nefasto saber que hoy en día aún existen gente que es fiel a las políticas stronistas. Los autodenominados neo-stronistas. Entre líneas ellos aseguran ‘defender’ los supuestos ideales del dictador. Pero les pregunto yo, ¿cuáles son esos “ideales” que su general inspiró a sus súbditos por los cuales tienen todas las intenciones del mundo de seguir peleando fanáticamente hasta la misma muerte? ¿Convertirse en soplones, en traidores de sus propios compatriotas (pyrague), y posteriormente en infiltradores y en fanatizadores y reclutadores de otros que puedan ser tan imbéciles como ellos, convertiéndose al final en criminales que se sienten con permiso para matar a quien piense diferente? Si ustedes creen que están en el lado de “los buenos”, juzguen esto, las armas de los opositores a ese régimen son la verdad y la no-violencia. Las armas de sus adversarios son la mentira, el fanatismo, la simulación, la violencia, el engaño y la traición. Juzque con esto el stronista si realmente cree estar del lado de “los buenos”.

El sueño de los neo-stronistas se vió truncado aquel febrero del 1989. Sin embargo, la mentalidad nefasta de este señor aún sigue en la sociedad paraguaya. Especialmente en los tradicionalistas actuales del Partido Colorado.

Termino esto con un alegato al amejoramiento de la política latinoamericana. No más miserables dictaduras, por mucho espectro (aparente) político que haya acaban siendo la misma basura: todas, rojas o azules, violan de manera muy parecida derechos humanos. Y acaban por estrangular a uno de los anhelos más importantes de la humanidad hacia un mundo mejor, la libertad. No existe disculpa, aunque se acepten matices, para ninguna dictadura.

¡No más caudillaje, no más estrangulamiento de pueblos! ¡Por una América libre de Organizaciones Criminales beneficiadas por los gobiernos, revolucionarios demagogos que se aferran al poder, militares conservadores y racistas, etc…! ¡Por un verdadero progreso democrático y real, siempre razonado y sin caer en las garras de la dictadura!

Dictadura nunca más.

13914590604447
Hallan nuevos restos de víctimas de la dictadura en Paraguay (Fuente)
manifestacion-contra-la-dictadura
Caos, represión y violencia.
par-ache-ak-10_original
La dictadura de Alfredo Stroessner diezmó a los achés.
stroessner-dictadura-paraguay-fecha-feliz
Aún hay gente desaparecida cuyos familiares piden justicia.
stroessner_franco
Stroessner comparte con el sanguinario asesino y también dictador, Francisco Franco.
detalle-alfredo-stroessner-paraguay-efearchivo_845925576_5838412_667x375
Desaparecidos durante la dictadura criminal stronista.

represion-a-politicos-estudiantes-presidencia-stroessner-portalguarani

00000a7a-f575cor
La Comisión de Verdad y Justicia ha podido documentar 395 desaparecidos confirmados durante el periodo que va de 1954 a 1989. (MEVES)
00000a77-ab794or
Los testimonios de la CVJ permiten sostener que durante la dictadura stronista miles de paraguayos fueron obligados a abandonar el país, en la mayoría de los casos para proteger la vida de sus familias o las suyas propias. Aquí un documento ordenando el exilio del célebre Luis Alfonso Resck. (MEVES)
00000ad2-26bcdor
La CVJ registró a 2.832 mujeres cuyos derechos humanos fueron violentados. (MEVES)
00000ad1-86298or
De los 2.059 testimonios recibidos en la CVJ, aproximadamente el 15,7% corresponden a personas que fueron niños, niñas y/o adolescentes en el momento de sufrir las violaciones a sus derechos humanos. (MEVES)
555e7591-8696-4e52-b495-3102e91729da
Entre 1970 y 1978, la dictadura militar de Stroessner emprende la salida forzada del bosque de los últimos grupos de indigénas aché septentrionales no contactados o en aislamiento voluntario, llevando a cabo el despojo irreparable de la totalidad de su territorio ancestral, y desencadenando un ciclo de epidemias que aniquilaron a cerca de 40% de la población de los aché norteños. Diversas investigaciones de autores extranjeros señalan que la matanza de padres y madres fue con el fin de atrapar criaturas. Cuando se reducía la cantidad de indígenas los cazadores buscaban otras poblaciones aché. Estos hechos fueron calificados en su momento como de genocidio y etnocidio y fueron denunciados en 1974 ante la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. (MEVES)
memo
Dentro del sistema educativo funcionaban canales de información entre las escuelas y los organismos represivos, ligadas a autoridades educativas que, a su vez, constituían parte de la estructura política–partidaria del gobierno. Así, el siguiente cuadro, extractado del libro “Es mi informe” (Boccia, González, & Palau, 1994), ilustra que hasta un alumno de primer grado podía ser “sospechoso” y que podía revelar actividad “comunista” de sus padres.
regular_mani2-jpg
Manifestación del 86′.

STRO-TITLE2.jpg

ds

Fuentes de información, lecturas, notas y agradecimientos.

Queremos agradecer a la Comisión Verdad y Justicia, al Portal Guaraní, a ABC Color, a MEVES, a El Economista, a la Revista Time y a The Guardian, por brindarnos toda la información necesaria acerca del Paraguay y su condición política durante la dictadura de Alfredo Stroessner. 

“En memoria del Dr. Roberto L. Petit”, ABC Digital, 04/05/2004.

“Tras las huellas del Ángel de la Muerte”, Andrés Colmán y Reinaldo Becker, 31/03/14.

“Casa en la que se ocultó el Ángel de la Muerte en Paraguay”, Última Hora, 17/03/14.

“Los refugiados nazis y Stroessner”, ABC Digital, 02/02/14.

“Caminando por el ex Gueto de Riga”, material audiovisual.

“Hitler y los nazis en Paraguay”, por Mariano Llano en Portal Guaraní.

“The Life and Crimes of a Nazi Doctor” (La vida y los crímenes de un doctor nazi), Stefan Kanfer y Peter Carlson, Revista People, 24/02/1985.

“El sádico Dr. Mengele, ciudadano paraguayo gracias a Stroessner”, E’a Paraguay, 20/05/2013.

 

“Las anécdotas más curiosas del golpe que derrocó al dictador Stroessner”, Última Hora, 02/02/2015.

Informe de la Comsión Verdad y Justicia sobre la dictadura. 

Otro informe de la CVJ.

“La caída, 24 años después. Datos publicados en el especial -Memorias del Stronismo- de ABC Color”, ABC Digital, 02/02/2013.

“Caída de Alfredo Stroessner: Un millón de documentos avalan su atropello a los derechos humanos”, Dementesx.

“Terror en los tiempos de Stroessner”, Portal Guaraní.

“General, Alfredo Stroessner”, The Guardian, Phil Gunson, 2006.

“Métodos de tortura del stronismo”, ABC Digital, 2014.

“Tortura y miedo en la dictadura”, ABC Digital, 2012.

“Paraguay: nostalgia de la dictadura”, El Mundo, febrero del 2014.

“Paraguay bajo Stroessner”, Paul H. Lewis, 1987.

“Los herederos de Stroessner”, Universidad de Texas, Arandurã Editorial, 2007.

“Agriculture and Food in Crisis: Conflict, Resistance, and Renewal”, Fred Magdoff y Brian Tokar, 2010. Disponible en Google Books. 

“The Psychology of Dictators: Power, Fear, and Anxiety”, Anxiety, 2017.

“Latin American Dictators of the 20th Century: The Lives and Regimes of 15 Rulers”, Javier A. Galván, 2013.

“World Fascism: A Historical Encyclopedia, Volumen 1”, Cyprian Blamires.

“The Dictatorship Dilemma: The United States, Paraguay, and the Cold War, 1954–1989”, Kirk A. Tyvela, Universidad de Ohio, 2006.

“The Church, Dictatorships, and Democracy in Latin America”, Jeffrey Klaiber, 1998.

“Historical Dictionary of Paraguay”, R. Andrew Nickson, tercera edición, 2005.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s