El mito de ‘todos los hombres son potenciales violadores’

Desmontando uno de los mitos feministas más comunes y retóricos. Algunas inclusive tienen el descaro y la poca vergüenza de decir que las mujeres no son violadoras en potencia porque los hombres violan más estadísticamente. ¿Cabe imaginar propaganda más hipócrita que esta? Pues no, por eso vengo yo a contrastar el posteo de Maximiliano Manzoni Macias, activista de izquierda y periodista de El Surtidor.

Feministas: ¿Está bien decir esto porque un grupo está estadísticamente haciendo algo más que otro grupo? ¿O porque un cierto porcentaje de hombres son violadores, y cuando cualquier grupo cruza esta línea porcentual está bien decir que “todas las X son potenciales Y”? ¿No es este refrán un estereotipo patriarcal de que todos los hombres son fenómenos sexuales en lo profundo de sus entrañas?

Vamos para allá. Hijos de las estrellas.

El gato de Schrödinger es un famoso experimento de pensamiento  creado para explicar las propiedades de la física cuántica, por medio de las cuales usted imagina un gato en una caja sellada con una fuente radiactiva que puede o no activarse, según la física cuántica el gato está vivo y muerto a la vez hasta que usted abra la caja.

El violador de Schrödinger. Es una terrible analogía feminista del experimento del gato de Schrödinger. El experimento del gato de Schrödinger se usó para ilustrar cómo la mecánica cuántica es muy diferente a la física newtoniana. En el mundo cuántico, las partículas pueden existir como una mezcla indiscernible entre dos estados diferentes. Esto no ocurre en el mundo macroscópico en el que vivimos. Nunca están en algún estado indiscernible entre la vida y la muerte. Del mismo modo, la mujer no sabe si un hombre es violador o no, por lo que, se queda con la famosa frase “todos los hombres son violadores en potencia”.

“Todos los hombres somos violadores en potencia” decía un mangina en televisión. Por lo visto no se salva ni uno. Todos violadores en potencia, incluidos los asexuales y homosexuales. Pero ojo que el tipo dijo “violadores en potencia”. Vaya, que si tú dices que eres un Tony Stark en potencia se te ríen y punto. Si al final del día no violamos y nos quedamos en la potencialidad es porque tenemos miedo de acabar en prisión. O al qué dirán. Al aislamiento social, en definitiva. Aunque no entiendo de qué aislamiento social hablamos cuando “todos” los hombres somos violadores en potencia. Según esta novedosa teoría, hay muchos más violadores (en potencia) fuera de las prisiones que violadores (reales) en su interior.

Como en este tema no se citaba ningún estudio sobre el tema entiendo que el tipo (y el resto de los pelotudos que parafrasean esto) estaba extrapolando su propia experiencia. Ya saben, la de alguien que debe reprimirse las ganas de violar a diario a sus amigas, saludadas y conocidas. Yo debo de vivir en el autoengaño porque jamás se me ha pasado por la cabeza violar a nadie. Tampoco he fantaseado o soñado con ello. Y esto último lo digo para aquellos que aún creen que los sueños son la manifestación del inconsciente reprimido en vez de procesos rutinarios de consolidación de memoria y olvido sin relación alguna con nuestros deseos.

El caso es que he estado dándole vueltas al tema. Me choca que la frase “todos los hombres son violadores en potencia” sea aceptada tan mansamente por una parte del feminismo (minoritaria eso es cierto) y en cambio la frase “todos los musulmanes son terroristas en potencia” provoque tantas diarreas encefálicas. Entiéndanme: lo que me sorprende es lo primero, no lo segundo, porque las dos afirmaciones son igual de estúpidas.

En cualquier caso, no creo que haya ninguna persona medianamente inteligente que sostenga con total seriedad la segunda afirmación. Que sostenga que los musulmanes tienen una predisposición genética para la violencia terrorista. En todo caso lo que dirán algunos es que el islam es una religión que, por razones geográficas, sociales e históricas, quizá azarosas en su mayoría, alberga una potencialidad de violencia terrorista más alta que otras religiones o ideologías. Pongamos el cristianismo, la socialdemocracia o el ecologismo. Es decir que el escepticismo no se plantea respecto a la persona sino respecto a su religión y al encaje de esta en las sociedades democráticas y liberales.

No es el caso del “todos los hombres son violadores en potencia”. Porque ahí no se está atacando ninguna ideología o religión. Ni siquiera, aunque pueda parecerlo, se está atacando ninguna “construcción social” como la del “heteropatriarcado”. Se está acusando a los hombres, en tanto que hombres, a todos ellos, sin excepción, sea cual sea su cultura y haya sido cual haya sido su proceso de socialización, de albergar en su interior el gen de la violación. Un gen que no puede ser eliminado sino tan solo reprimido por medio de reeducación, marginación o castigo. Para el postmodernismo de izquierda todo es una construcción social menos la potencialidad de violencia sexual en los hombres, que es genética.

Pero yo podría pactar una solución intermedia con aquellos que defienden que todos los hombres estamos predispuestos genéticamente para la violencia sexual. ¿Qué tal la castración química no ya para violadores (reales) sino también para maltratadores domésticos, matones de barra de bar, etc.? Ya veríamos cuántas madres, hermanas y novias aceptarían eso para sus hijos, maridos, hermanos y novios. Si el problema son los genes, cortemos las líneas genéticas que se han demostrado más violentas. Señores, generaciones débiles y susceptibles generan tiempos difíciles y caóticos.

Dividí el resto de mi respuesta por cuestiones ciberestéticas.

-El Sr. Maximiliano hace una falacia de generalización apresurada. Él toma como ejemplo a una mujer y consecuentemente dice “es el terror con el que conviven”, refiriéndose colectivamente a todas las mujeres cuándo ni existe alguna encuesta o estudio que demuestre la veracidad de esta estúpida analogía. Las mujeres tienen todo el derecho a tener miedo. Nosotros también. Pero no tengo que ser responsable de sus temores más de lo que ella sería responsable de mis temores. Hay un nivel básico de etiqueta y comportamiento respetuoso que se aplica a ambos sexos. Todos merecemos al menos eso, pero nadie tiene derecho a esperar más de un extraño. Nuestros miedos son nuestros. Tenemos que tratar con ellos, no diciendo a otros que tienen que cambiar su comportamiento para hacernos sentir cómodos, sino cambiando nuestro propio comportamiento y esperando en el proceso para crear un ambiente saludable en el que podamos vivir. Vivir con miedo es absurdo, es cómo si yo estuviera viviendo con una constante preocupación de que unos misiles atentaran contra mi casa. Sería la variante llamada “los misiles de Schrödinger”.

-Según la RAE, potencialidad significa “capacidad de la potencia” y, para que lo anoten, potencia significa “capacidad para ejecutar algo o producir un efecto”; en fin, la analogía de la potencialidad se puede aplicar a cualquier estupidez que se os pueda pasar por la mente (cómo el ejemplo de los musulmanes). Nadie en el mundo puede saber mágicamente quién es quién pero, según los partidarios de esta analogía, todo este meollo se basan en las estadísticas de las mujeres que son violentadas. Miremos las cosas estadísticamente.

-Casi todas las víctimas de violación conocen a sus agresores. Sus probabilidades de ser violada por un extraño son increíblemente bajas. El gato de Schrödinger pensaba que el experimento depende del gato teniendo un 50% de probabilidad de estar vivo y un 50% de posibilidades de estar muerto. Un extraño no tiene un 50% de probabilidades de decidir violarte. Es mucho, mucho más bajo que eso.

“El violador de Schrödinger” se basa en la suposición de que 1 de cada 6 mujeres serán violadas en algún momento de su vida. Por supuesto, la “estadística” no dice nada del tipo (es 1 de cada 6 mujeres se enfrentará a algún tipo de acoso sexual o asalto en algún momento, no una violación real). Pero supongamos que es el caso y olvidemos el hecho de que hay una estadística similar de 1 de cada 7 hombres.

-Así que supongamos que una de cada seis mujeres será “violada” por un hombre en algún momento. Dado el hecho de que cada mujer interactuará con literalmente miles de hombres en su vida (dependiendo de cómo lo calcules, será aproximadamente 6.800 personas en total o 3.400 hombres) obtendremos el resultado lógico de que aproximadamente 1 de cada 20.400 hombres violará a una mujer (1 violador de 6 x 3.400 hombres). Por lo tanto, incluso si esta cifra 1 en 6 es de fiar, llegamos a la conclusión ineludible de que una abrumadora mayoría de los hombres (99,995% de hecho) nunca ha violado. Incluso si la cifra de 3.400 es incorrecta (suponiendo que las mujeres se cruzarán con más de 3.400 hombres en su vida) -claramente es sólo una pequeña fracción de un porcentaje de hombres que violan- en el rango de 0,005%. Un rango extremadamente pequeño en comparación a otras cosas potenciales.

-De hecho, cuando una mujer va a una cita con un hombre desconocido, es mucho más probable que sufra graves intoxicaciones alimentarias del restaurante que ser violada por el hombre que la llevó allí. (El CDC estima que 75 millones de personas cada año reciben intoxicación alimentaria en los Estados Unidos, lo que equivale a un 0,02% de probabilidad de que cualquier comida individual cause intoxicación alimentaria, en comparación con un 0,005% de cualquier individuo que sea violador). Y aquí viene lo cañón. ¿Alguna vez has oído que las feministas referirse sobre la intoxicación de Schrödinger o las ‘intoxicaciones potenciales’  -algo que es aproximadamente 100 veces más probable que le suceda a una mujer-? Parece que si estas personas estuvieran verdaderamente preocupadas por la “seguridad personal” de las mujeres, cada una de ellas tendría miedo a la posible intoxicación femenina. Esto nunca fue así, las feministas ni siquiera sabían este uso de lógica que estoy empleando.

Sin embargo, el “postulado” del violador de Schrödinger sirve para algo útil. Es una señal de que la persona que lo usa es un fanático con complejo de misandria que debe ser evitado.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Lizette dice:

    En serio no puede ser que haya gente que se tome en serio esa afirmación… todos somos potenciales de todo así que no entiendo a que quieren llegar las feministas, porque lo único que hacen es ser sexistas

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s